Este sitio sitio web hace uso de cookies.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Saber más

Acepto

 iconofacebook iconotwitter1 iconoyoutube iconovimeo

SanJuanBautistaHoy día 7 de abril, es la fiesta de San Juan Bautista de La Salle. Todos nos alegramos pero, especialmente, aquellos que nos sentimos lasalianos al festejar a nuestro Patrón.

Al volver la vista al Fundador vemos un hombre apasionado locamente por Dios y su evangelio. Algunos de sus escritos (Meditaciones, Explicación del Método de Oración) nos hacen caer en la cuenta de un hombre que vive para Dios y su Reino y se deja transformar por el Resucitado.

Al volver la vista a Juan Bautista de La Salle, a los lasalianos de hoy nos deja el desafío de ser hombres y mujeres de Dios, apasionados por su Reino, transmisores de su Evangelio y convencidos de que vivir como vive Jesús es un tesoro que podemos ofrecer a la sociedad de hoy.

Juan Bautista de La Salle creyó en una escuela animada por una comunidad de hombres consagrados que se dedicaran en cuerpo y alma a la educación humana y cristiana formando comunidad. Alguno de sus escritos (Regla, Guía de las Escuelas) nos recuerdan que el desafío que tenemos planteado hoy los lasalianos es formar comunidades educativas y cristianas que se entreguen con dedicación admirable a la hermosa tarea de educar humana y cristianamente a los niños y jóvenes y sigan potenciando su compromiso por una escuela nueva, una educación comprometida con hacer posible un mundo nuevo. Es un desafío constante a hacer de nuestras obras educativas espacios de creatividad, de impulso educativo nuevo, de ofrecer elementos novedosos que ayuden a tantos niños y jóvenes a descubrir su papel en la vida y el sentido de su existencia.

Al recordar a Juan Bautista de La Salle, un hombre convencido de que había que educar y hacer de los alumnos de las escuelas lasalianas "buenos cristianos y buenos ciudadanos", nos recuerda que nuestra tarea como lasalianos no está al margen de la sociedad que pisamos y que construimos cada día. Al recordar algunos de sus escritos (Reglas de urbanidad y cortesía, Deberes de un Cristiano), nos emplaza a todos los educadores lasalianos a hacer de nuestro campo educativo un lugar donde se viva la fraternidad, nos comprometamos cada vez en hacer un mundo más justo y fraterno, a desarrollar el compromiso en favor de los más pobres o los privados de educación y hacerlo realidad en nuestros ambientes educativos fomentando el servicio a los más necesitados.

Cuando recordamos a Juan Bautista de La Salle, vemos a un hombre sensible ante las necesidades de sus hermanos, volcado en hacer que cada uno fuera "fuerte" en su individualidad, creciera en su compromiso de vida como persona y como Hermano, fuera un elemento activo en la construcción de una comunidad, volcada en el servicio educativo y de una escuela creativa y diferente. Hoy, al volver la vista a su persona y recordar algunos de sus escritos (Cartas, Escritos lasalianos) nos desafía a ser hombres y mujeres de relación, de cercanía, de fraternidad que se construye en la relación de educadores, alumnos y padres. Un desafío constante a hacer de nuestras comunidades religiosas, educativas y cristianas, espacios de fraternidad abierta, comprometida con la sociedad a la hora de trabajar en favor de un mundo diferente, en curar las heridas que se encuentran en el camino de su vida, en construir juntos, Hermanos y seglares un mundo diferente donde la justicia, la acogida, la fraternidad y el servicio desinteresado se conviertan en elementos potenciadores de su labor educativa y formadora.

Hoy es la fiesta de San Juan Bautista de La Salle, hombre genial para su tiempo, convencido de que ofrecía una nueva manera de servicio dentro de la Iglesia al fundar un Instituto plenamente laical dedicado a la educación humana y cristiana. Su intuición hoy ha traspasado las fronteras de su sueño inicial y se hace realidad en muchos hombre y mujeres, miles de educadores en el mundo entero para quienes Juan Bautista de La Salle es un modelo a seguir como impulso para sus vidas y como plenitud para un estilo de vivir.

¡Felicidades a todos los lasalianos!
¡Felicidades! también, a todos los que ven en Juan Bautista de La Salle un seguidor apasionado del Resucitado y que nos sirve de estímulo y acicate para nuestro ordinario vivir.
¡Feliz fiesta de San Juan Bautista de La Salle!

Hno. Jesús Miguel Zamora

Template Settings
Select color sample for all parameters
Red Green Blue Gray
Background Color
Text Color
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Scroll to top