Este sitio sitio web hace uso de cookies.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Saber más

Acepto

 iconofacebook iconotwitter1 iconoyoutube iconovimeo

victorianoEste 6 de abril, el Santo Padre ha autorizado la promulgación del decreto que reconoce las vir­tu­des he­roi­cas del Sier­vo de Dios Vic­to­rino Nymphas Ar­naud Pa­gés (en el si­glo: Au­gus­tin), Her­mano de La Salle. Sin duda, una gran noticia en este Año Jubilar.

Biografía

Nació en Onzillon (Francia) el 17 de septiembre de 1885. Había ingresado hacía poco tiempo en la Congregación de los Hermanos cuando, por motivo de la persecución religiosa al inicio del siglo XX en Francia, fue obligado a exiliarse.

Cuba fue su patria de elección y allá se quedó del 1905 al 1961, cuando otra persecución le obligó a un segundo y más amargo exilio. En Cuba se adaptó de manera maravillosa, encontrando entusiasta acogida a sus numerosas iniciativas apostólicas.

Fue en efecto el fundador:
– de la Asociación La Salle en 1919;
– de la Federación de la Juventud Católica Cubana, masculina y femenina;
– del Hogar Católico Universitario en 1946;
– del Movimiento Familiar Católico en 1953.

De 1961 hasta su muerte en 1966 reorganizó entre los exiliados cubanos de New York, de Miami y de Puerto Rico varias Asociaciones. Fue en San Juan de Puerto Rico donde murió el 16 de abril de 1966. De todos esos y de otros permanece aún la santidad diaria; esto es, el haber transformado una existencia sencilla, ligada al lugar y a la simple repetición de gestos y acciones ordinarias, en una donación continua de sí mismos a Dios y a los demás. “La santidad no consiste en las cosas extraordinarias sino en las cosas comunes hechas de manera no común”: éstas son las palabras autorizadas con las que Pío XI, como ya lo hemos recordado, ensalzó en grado heroico el “terrible cotidiano”.

 
Template Settings
Select color sample for all parameters
Red Green Blue Gray
Background Color
Text Color
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Scroll to top